Sobre la distribución del riesgo y una aplicación en la tecnología mediante NAS distribuidos físicamente

Riesgos

Riesgo es la contingencia que un bien pueda sufrir un daño. Imaginemos que tengo que hacer un análisis de riesgos de mi vivienda para diseñar un sistema de seguridad acorde a mis necesidades. En mi vivienda habitual no hay muchos bienes de gran valor (y si los hubiera creo que tampoco los escribiría aquí J), pero si nos centramos en toda mi información personal: fotografías, videos, documentos, copias de seguridad… podríamos decir que estos bienes son de un valor muy alto, casi incalculable. Las fotografías suponen el activo digital más importante que poseo, no sólo por los recuerdos, sino también por el tiempo que he invertido en catalogarlas y retocarlas. Por lo tanto, cualquier riesgo evaluado con cualquiera de los métodos que conozco, me indicarán que realice lo imposible por mitigarlo y disminuirlo al máximo.

Las copias de seguridad

He de confesar que vivo obsesionado por las copias de seguridad. Siempre hago mínimo una copia en la nube y otra copia en varios discos duros externos. Por la simple razón de si se me rompe algún disco de los que tengo instalados en mi NAS, tendré una copia local en un disco duro externo y que podré recuperar.

Estas copias tienen varios problemas:

  1. Se encuentran físicamente en la misma habitación / casa que el resto de equipo informático
  2. Dependen de una acción por parte mía para realizar las copias.

Redundancia física

Para paliar estos problemas, sobretodo que dependan de una acción por mi parte, siempre tuve claro que prefería buscar un NAS alternativo en mi segunda vivienda y poder sincronizar los datos más importantes de forma automática en lugar de comprarme un NAS más grande para alojar mis datos en formato RAID1.

En mi casa de Madrid tengo un NAS de Synology, de una única bahía, bastante modesto pero suficiente para mis necesidades de almacenamiento y consumo de contenidos, y para sincronizar mis datos con mi casa de Murcia estuve mirando la posibilidad de comprar uno de la misma marca y realizar copias de seguridad sincronizadas con DSCLOUD… Afortunadamente mi padre se adelantó y se compró un Synology de 4 bahías, dejando en desuso, acertadamente por su antigüedad, su NAS Xtreamer y Etraz. Un día le dije: “Papá, préstame tu NAS viejo y antiguo que le voy a sacar utilidad”.

Realizar redundancia física te garantiza que si mis bienes digitales reciben un daño en cualquiera de las dos casas, éstos no sufren daño alguno y, además, no estoy obligado a realizar copia en la nube. Tengo mi propia nube, ya que, como os contaré en otra entrada del blog, voy a utilizar un programa de sincronización no basado en la nube.

Básicamente: Si me roban en casa y a los ladrones les da por robarme la tecnología, que se la lleven, lo importante está en la otra casa. Lo mismo ocurre si cualquiera de las dos casas sufre un accidente doméstico, ya no me preocupará qué ha pasado con mis archivos digitales, ya que están seguro, sí o sí, en la otra vivienda.

Por eso, recomiendo encarecidamente que cuando se realice una copia de seguridad, ésta llévala a otro sitio, distribuye el riesgo. Al coche, a casa de tus padres, a casa de tu hermano…donde sea, pero nunca la dejes al lado de los datos originales. La probabilidad que un riesgo se de en los dos lugares a la vez es casi nula, más aún si esos lugares están separados entre sí 500 kms.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: